El parto

por Sancho Lerena


Prepárate a vivir una experiencia única. Es algo que aunque muchos padres han vivido, probablemente sea diferente para cada uno. Lo primero es que es algo que vives “solo”, porque hay que diferenciar lo que es el parto para ti, y lo que es para ella. Ella lo siente desde dentro, tu lo sientes desde fuera.

 

Y cuando hace POP, ya no hay stop !

Y cuando hace POP, ya no hay stop !

Si hasta ahora ella era la estrella, ahora es ella la estrella indiscutible. Hasta este momento, tu papel era relativamente importante -dependía de como lo hubieras gestionado-. Bueno, en el parto eres mas o menos un mueble. El único papel relevante, es el preocuparte de los papeleos, llevar las bolsas con la ropa y procurar ser un facilitador al resto del personal, es decir, no estorbar y ayudar cuando puedas. El concepto ayudar, no te engañes, es básicamente agarrar su mano para que tenga algo que apretar y abrir un poco la ventana cuando tenga calor, y por supuesto, sonreír y decir que todo saldrá bien.

Tu mujer, ni siquiera se apoyará directamente en ti, ya que esta demasiado dolorida como para ser demasiado racional (si es que alguna vez lo fué). Sin embargo, aunque en el momento no seas consciente de ello, eres su principal y único apoyo. Tu papel, es puro estoicismo: aguantar sin rechistar, hacer lo que te digan y dar confianza aunque estés completamente acojonado y sepas que no hay nada que puedas controlar o hacer. ¡Joder, en eso somos buenos los hombres!.

Una cosa que es importante dejar claro, y asumir de antemano es que el protagonismo debe ser de la mujer. He visto y oído actitudes de otros padres que de alguna forma intentan compensar el hecho de que el padre no sea de gran utilidad. Por ejemplo esos padres que graban el video, que interactúan con los médicos o que de alguna forma intentan “liderar” el proceso del parto con su actitud. Se ha puesto de moda eso de que el padre corte el cordón umbilical. A mi no me marea la sangre, ¿pero sinceramente crees que aporta algo que el padre corte el cordón?.

Ella es quien va a parir, y en cuanto empiezan las contracciones y miras “ahi abajo” y ves como empieza a aparecer la cabeza de la criatura, cualquier ilusión de que pintas algo, debería desaparecer. Ella es la estrella, por derecho propio, asi que cállate y limítate a contemplar algo que te llenará los ojos de lágrimas y recordarás el resto de tu vida, no lo estropees, y disfruta del momento del nacimiento de tu hijo. Si te gusta el gore, gozarás el doble.

El proceso de parto empieza cuando ella tiene contracciones “de las que duelen”. Todas las embarazadas tienen contracciones “indoloras” mas o menos desde la mitad del embarazo, pero no se dan cuenta. Esas contracciones son una especie de ensayo de las de verdad. Las de verdad parece ser que son como un dolor que viene de los riñones y que se extiende hacia la tripa. Da igual lo que tu leas, por que es ella la que va a sentirlo. El caso es que las contracciones de verdad “duelen”, y van doliendo más conforme se acerca el momento del parto.

Aquí, como en otras muchas cosas, no hay un criterio único, y se pueden presentar muchas variaciones diferentes, así que hablaré estrictamente de mi caso.

Hay que diferenciar primero el caso de las primerizas de las que ya han tenido mas hijos. Las primerizas “tardan más”. Se dice que antes de ir al hospital, se deben tener contracciones que duran más o menos la misma cantidad de tiempo (generalmente en torno a un minuto), que suceden en intervalos regulares de tiempo (cuando suceden en torno a cinco minutos es hora de ir al hospital), y que esa constancia es durante al menos una hora.

Si no quieres estar como un gilipollas con un cronómetro y una libreta, te recomiendo que mires apps para tu móvil, nosotros usamos una app de android que te hacía la media y todo, fue extremadamente útil.

Si ella rompe aguas, hay que ir al hospital inmediatamente, aunque no tenga contracciones o no las detecte.

Si te pones nervioso y piensas que “hay que ir al hospital” y entras en modo irracional, no te preocupes, no serás el primero. Irás ahí, y te mandarán para casa si ella no ha dilatado lo suficiente. Cuando fuimos nosotros, ella rompió aguas nada más bajarse del taxi, asi que las cuatro parejas que había allí esperando nos miraron con odio, porque a ellos les mandaban para casa hasta que sus parejas no dilataran más.

¿Qué es eso de dilatar?.

Básicamente que la criatura tiene que salir por donde entró. Fontanería básica amigos. Solo que ahora, el diámetro de lo que tiene que salir no mide tus pírricos cuatro centímetros (vale, es un farol), sino que su cabeza es mas bién del tamaño de un coco, y sí, tiene que salir por ahí. Acojona pensarlo, ¿verdad?.

Hasta que ella no ha dilatado diez centímetros, los médicos no considerarán que puede salir. Una vez que ha dilatado, empieza el momento del parto en si mismo.

Desde que entras al hospital y es aceptada para entrar (es decir, no te vuelven a mandar de nuevo a casa), pueden pasar bastantes horas. En mi caso fueron cinco horas, y todo el mundo nos dijo “¡que rápido!”. Así que vé haciéndote a la idea.

El primer paso será llevarla a una sala donde la tendrán en observación. La suelen llamar monitorización. Ahí le ponen una especie de ventosas con micrófono para medir la presión y el ritmo de latidos del corazón. De alguna forma con eso van viendo la evolución de las contracciones al igual que tú lo hacias con tu app de android, pero mas profesional. El estudiar diez años les permite usar mejor hardware. Ahí puedes estar esperando una, dos o cuatro horas. Básicamente esperan a que “la cañería” por donde tiene que salir la criatura se ensanche o en términos médicos, se dilate.

Una vez que se haya dilatado lo suficiente, la pasarán a la sala de partos, y es donde te pondrán el disfraz ese verde que has visto en las películas. Ahí es donde sucederá todo. Pero amigo, no tengas prisa, ahí esperarás otras cuantas horas hasta que todo esté apunto. Entre todo este trayecto tu harás de porteador, es decir, tendrás que llevar contigo la bolsa con la ropa de tu mujer, que la quitaron cuando le pusieron ese mítico camisón de hospital donde se te ve el culo. Probablemente haya roto aguas y esté la ropa mojada. Si es invierno, tendrás que llevar su abrigo, junto con el tuyo y por supuesto la bolsa con las cosas para el hospital. Es decir, irás como un pobrediablo llevando cosas por todo el hospital. Piénsate bien lo que vas a llevar en la bolsa del hospital, porque lo irás llevando contigo de un lado a otro durante esas horas que se harán interminables.

Volviendo al proceso de parto.Durante esas horas, ella tendrá contracciones muy dolorosas. Ahí es donde le pondrán la epidural. En ese proceso, te echarán al pasillo, y de nuevo te verás abandonado en un pasillo oscuro. Si te ocurre como a mí, que estás de madrugada en el hospital, se puedes ver como yo, solo en un pasillo oscuro, escuchando los alaridos de dolor de tu amada.

Oir a tu mujer gritar esperando de pie en este pasillo. Mola un monton!

Oir a tu mujer gritar esperando de pie en este pasillo. Mola un monton!

Asúmelo, por mucho que hayas leído sobre lo maravilloso que es el hospital “XXX” para el parto, sigue siendo un hospital, y además tú no eres la estrella, por lo que los pasillos serán parte de tu experiencia. Más te vale ir con ropa y calzado cómoda, y tener mucha batería en el móvil para matar los nervios con algo, no está de más que te lleves algo de comer y de beber. Yo me llevé libros, pero estaba demasiado nervioso como para leer algo “serio”. Una buena idea puede ser llevar revistas tontas de esas de usar y tirar para matar el rato.

 

Aqui pasé esperando 3 horas de pie

Aqui pasé esperando 3 horas de pie

 

Anuncios